Pandeoro.com

Vinilos decorativos

El Dorado

 

El oro es el metal de más pureza. Desde las culturas más antiguas se ha ido utilizando como ornamento decorativo i protector, no ennegrece ni cambia de color. Es un metal blando, por eso puede llegar a laminar en superficies muy finas. Antiguamente se colocaba un gramo de oro entre los pergaminos i por medio de unas masas se batía hasta ir laminando el gramo de oro. Hoy en día se hace mediante medios mecánicos. La calidad del oro puede oscilar entre los 24 a los 22 quilates. El tamaño de una hoja suele ser de 8x8 cm. colocadas en libritos de 25 hojas. Con un espesor de aproximadamente 0,00001 mm.


No solamente sirve como elemento decorativo y de belleza, también es muy importante su parte de protección contra elementos atmosféricos y contaminantes como el polvo, como por ejemplo los dorados de los cantos de las hojas de los libros. También es utilizado en el exterior en arquitectura y ornamentos de forja.


Las piezas más antiguas doradas conocidas las encontramos en el antiguo Egipto (sarcófagos y otros objetos mobiliarios), en Grecia (ornamentos y esculturas), llegando a Europa por medio de motivos religiosos, iconos, retablos, muebles, dentro de las diferentes épocas artísticas (Bizantino, Románico, Gótico, Barroco)



Tipos de sistemas de aplicación del oro


Dorado al agua

La técnica del agua requiere de una gran especialización y limpieza. Es el proceso por excelencia ya que se pueden conseguir resultados magníficos igualando la pieza con brillantes y mates como si de un objeto de oro macizo se tratase.

El proceso de preparación es muy laborioso a base de cola de conejo y blanco de España. Se deben de dar entre tres y ocho capas dependiendo del trabajo a realizar. Se afina todo mucho para después pasar a la preparación de los boles amarillo y rojo. Una vez se tiene esta preparación se esta a punto para el dorado. Por medio de un pincel fino se irá mojando con agua el bol para ablandar la cola y aplicar a continuación el oro. Una vez seco se para el bruñidor o piedra de ágata consiguiendo abrillantar el oro.



Dorado al mixtión

Técnica mucho más sencilla pero que no permite abrillantar el oro. La preparación del soporte se puede realizar también con la cola de conejo y blanco de España dependiendo del estado del soporte y de la utilidad del mismo. También se pueden utilizar otros materiales adecuados a la preparación según el tipo de soporte, imprimaciones para madera o hierro, pinturas sintéticas o acrílicas, siempre que la superficie quede lo más fina posible, antes de dar el mixtión. Estas preparaciones son muy adecuadas para el dorado exterior.

Una vez preparado así se dará una capa de barniz mixtión muy estirada sin que tenga exceso de éste. Una vez coje el mordiente adecuado se aplica el oro con la ayuda de un pincel adecuado o aplanador (pitua).

Se trata de un barniz graso que tiene la particularidad de coger un mordiente en cierto tiempo y aguantarlo lo suficiente (dependiendo del tipo según el fabricante) para poder ir dorando.